lunes, noviembre 13, 2006

La llave de cristal, de Dashiell Hammett

Alianza Editorial (ISBN 84-206-1108-5)
244 páginas.
Leído... "en blanco y negro"

          Aunque pueda sonar extraño, en mi casa hay muchos libros que no he leído. La mayoría pertenecen a colecciones, de éstas que parecen haber sido compradas sólo para adornar, en las que todos los libros tienen la misma encuadernación. Como un rebaño de ovejas (u otros seres), sin identidad propia, sin expectativas, ambiciones o inquietudes.

       En un principio, uno no piensa que puedan aportarle nada, pero muchas veces nos equivocamos. Dentro de esa sociedad "Bokanovskyzada" de libros que suelen ser las estanterías de una casa (en las mías introduje una severa reforma anarquista que abolió las castas a base de saltear deltas y gammas entre alfas y betas) se pueden encontrar ejemplares de gran valía que, muchas veces, se nos pasan por alto.

       Este es el caso de La llave de cristal, novela con la que conocí a Dashiell Hammett: uno de los creadores de la novela policíaca y, posiblemente, el más influyente en el cine negro, al que se adaptaron casi todas sus novelas (e.g. El halcón maltés, protagonizada por Humphrey Bogart). Antes que escritor, fue detective privado y estuvo en la Armada, pero problemas relacionados con la tuberculosis, el alcoholismo y la implicación en un asesinato le hicieron alejarse de este mundo, que retrataría después en sus novelas con tanto realismo.

       Antes de saber todo esto, escogí la novela al azar, entre otras de similar aspecto, pero me cautivó rápidamente. La acción se sitúa en un ambiente que me seduce: años 20, norteamérica (los gánsters controlan las ciudades, todos llevan sombrero y gabardina, hay muy poca luz, los colores son oscuros o pálidos, quizá en blanco y negro). El personaje principal, Ned Beaumont (guardaespaldas de un gánster), me cayó simpático desde el principio, sincero y sarcástico, de comentarios afilados e hirientes, duro y noble, sensible en el fondo. Y la trama, que comienza con un asesinato sin resolver, incluye corrupción, peleas, movimientos políticos, algún tiroteo, una historia de amor y mucho whisky. En resumen, tiene todos los ingredientes para pasar un buen rato e incluso disfrutar de lo lindo si te gusta la novela negra.


2 Comments:

At 23/11/06 11:55 a. m., Blogger José Tomás said...

Es curioso cómo todo está entrelazado. Yo no tenía ni idea de quién era Dashiell Hammet antes de leer este post. Sin embargo, parece ser que es realmente famoso. El otro día coincidí con uno de mis colegas (no recuerdo quién) de los que hablan espanyol en la Ecole Normale aquí en París, en los ordenadores, y le dije que se metiera en la página de ylibros. En cuanto leyó el encabezamiento de este post dijo "anda! Dashiell Hammet, qué bueno!" y claro, ya tuve que pinchar en el enlace a la wikipedia para leer algo acerca de este senyor.
Me llevé una nueva sorpresa cuando leí que es el creador del personaje llamado Sam Spade. Y es que yo conocí a otro Sam Spade, cuando leí "Los amigos del crimen perfecto" de Andrés Trapiello (a ver si me animo a poner un post sobre este libro, lo tengo comentado en papel, sólo tendría que convertirlo a bits...)
En fin, curioso, curioso, sí...

 
At 2/8/08 3:08 p. m., Blogger C.C.Buxter said...

Sin duda, un gran libro sobre la corrupción del poder. Hammett tiene otra gran novela, "Cosecha roja", y junto a Chandler y Cain es uno de los fundadores de la novela negra americana.

Como curiosidad, Malraux insistió mucho a André Gide para que leyese esta novela, y Cernuda también le dedicó elogios a la muerte de Hammett. Por otra parte, los hermanos Coen hicieron una película, "Muerte entre las flores", libremente inspirada en "La llave de cristal" (aunque no lo han reconocido nunca).

 

Publicar un comentario

<< Home


Website Counter